Los De Hispano Aviacion Fueron Los Mejores Anos De Nuestra Vida

El antiguo trabajador de la fábrica sevillana de aviones de combate, resalta la formación y el compañerismo de la época

Francisco Limón ha vuelto a Tablada y ha mirado hacia atrás después de toda una vida vinculado a la industria aeronáutica. Sus primeros años como aprendiz discurrieron en la fábrica Hispano Aviación, la industria de Triana en la que se fabricaban aviones de combate para toda España, conocida también como hispano triana. Entre las aeronaves más notables producidas allí se encuentra el HA-200, un avión a reacción para entrenamiento y ataque ligero, que fue uno de los pilares de la aviación militar española durante varios años.

Limón recuerda que “empecé los estudios de Formación Profesional en la hispano aviation con mucha ilusión. Eran varios años y cuando terminamos el curso, después de seis años de estudio, me di cuenta de que habíamos pasado los mejores años de nuestras vidas. Y de esto me doy aún más cuenta ahora: era desde los doce a los dieciocho, que es cuando se aprende todo, y ya nos quedábamos vinculados a la aeronáutica”.

El antiguo trabajador de la fábrica de aviones sevillana de aviones de combate recuerda también que la Hispano Aviación “era de lo más adelantado que había en tecnología, porque todavía la automoción no se había desarrollado tanto como la aviación y en nuestra fábrica íbamos por delante. A ello se sumaba que teníamos más ventaja sobre los aprendices de otras escuelas, que había muchos y muy buenos. La verdad es que la cultura del aprendizaje que aprendimos condicionó nuestra manera de comportarnos luego en la fábrica”.

Y Francisco Limón no quiso olvidarse de divertidas anécdotas de su juventud, hasta el punto de compartir una que se hizo muy conocida: “Se cuenta que durante la inauguración de El Saeta se dieron unas circunstancias muy curiosas. El avión estaba pilotado por el Capitán Valiente y fuimos al aeropuerto de San Pablo a verlo volar por primera vez, y durante el trayecto se comenta que estuvo intentando aterrizar, pero no le salía el tren de aterrizaje. El piloto estaba en comunicación con el director de la fábrica, que era Don Gonzalo Taboada, y éste le dijo: ‘Pues llévatelo al campo y lo dejas y te tiras tú’. El dijo que no y lo forzó y lo forzó hasta que le salió el tren de aterrizaje y aterrizó donde pudo. Eran tiempos difíciles, pero siempre buscábamos una salida”, recuerda con una sonrisa Francisco.

Limón, una de las personas que sumó sus esfuerzos para que Sevilla fuera referente en la industria aeronáutica. Entre los proyectos más destacados en los que tuvo la oportunidad de trabajar, se encuentra el desarrollo del hispano aviación HA-500 Alacrán, un avión que marcó un hito en la historia de la aviación militar española y reflejó el nivel de excelencia que había alcanzado la compañía. Asimismo, el proyecto del HA500 Alacrán fue una muestra de la capacidad de Hispano Aviación de adaptarse y superar los retos tecnológicos de la época.

En esa línea de avances y logros, no podemos olvidarnos del Hispano Aviación HA-400, un modelo que, aunque no llegó a producirse en masa, fue un claro ejemplo de la ambición y el espíritu innovador que caracterizaron a la empresa durante esos años dorados de la aeronáutica española.

La historia de la hispano aviation es un ejemplo de cómo la pasión y la dedicación pueden propulsar a una industria entera, y cómo los años de esfuerzo y colaboración pueden dejar una huella imborrable en la memoria de aquellos que fueron parte de ella. Las enseñanzas y experiencias adquiridas en la fábrica de Hispano Aviación han sido un tesoro invaluable para los que, como Francisco Limón, vivieron los mejores años de su vida contribuyendo al legado de la aeronáutica en España.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Los De Hispano Aviacion Fueron Los Mejores Anos De Nuestra Vida puedes visitar la categoría Tablada Centenaria Aviación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tu valoración: Útil

Subir